domingo, enero 19El Sonido de la Comunidad

El Paseo de Cabaiguán: Joya del Patrimonio Local

Hasta nuestros días aún llega el agradecimiento de los cabaiguanenses a todas las figuras de la política, del comercio y la cultura que intervinieron en la decisión de construir el paseo en la otrora Avenida de Placetas. Esta hermosa obra atrajo, por mucho tiempo, las principales actividades de la juventud durante el siglo pasado, pero desde los primeros meses de su construcción el gobierno local realizó pronunciamientos para su preservación.

Después que el Ayuntamiento hizo saber, el 6 de mayo de 1931, su total  terminación, también dispuso el nombre de Carlos Miguel de Céspedes para identificarlo y recalcó en su sesión ordinaria que la obra en cuestión era ejemplo fecundo de las grandes iniciativas de los hombres de este pueblo. Igualmente enunció que se tomarían medidas para la colocación de los bancos y se regularían los accesos que pudieran dañarlo.

 El 3 de febrero del siguiente año apareció la restricción del cruce de carretas y ganado a los vecinos de Neiva y de Sagrera, al igual que de otros territorios de la jurisdicción. Lo anterior fue motivo de trastornos para los cosecheros y ganaderos del territorio que se movían con traslados de tabacos y otros productos o los lotes de ganado, pero prontamente buscaron  otras alternativas para no afectar su economía  y  tampoco a la recién inaugurada obra.

Hoy, después del supremo esfuerzo realizado para su restauración por las autoridades locales en el 2013, la juventud vuelve a recrearse en su espacio tanto durante el día como en las horas nocturnas, pero falta la atención y el cuidado a su preservación.

Cercano de cumplir un siglo de existencia y a solo poco más de seis años de ser restaurado, la hermosa joya cabaiguanense sufre un atentado a su valor patrimonial. Hoy le faltan algunas lámparas que le fueran colocadas durante la restauración y varios de sus cestos para depositar basura han sido retirados o se encuentran rotos. Ante tal situación, es conveniente salvaguardar esta joya del Patrimonio Local que tanto deleitan los pobladores de la ciudad así como otros visitantes que llegan a este pedazo de mi Cuba.