jueves, diciembre 3El Sonido de la Comunidad
Shadow

Conmemoran en Cabaiguán Centenario del Natalicio del Comandante Faustino Pérez Hernández

Por Alexey Mompeller Lorenzo

Cabaiguán conmemora este 15 de febrero el Centenario del Natalicio del  Comandante Faustino Pérez Hernández, justo frente a la escultura en bronce erigida a la entrada del Paseo que perpetúa la memoria del soldado rebelde.

Deivy Pérez Martín, primera secretaria del Partido en la provincia y Teresita Romero Rodríguez, gobernadora en la región espirituana, junto a las principales autoridades del municipio, asistieron al acto de recordación donde acudió el pueblo orgulloso siempre de contar entre sus hijos al líder del Movimiento 26 de Julio en La Habana.

El hombre que acompañado de otros expedicionarios zarpó en el yate Granma para timonear la libertad de Cuba recibió el agradecimiento de las nuevas generaciones. El Doctor Michel Machado Aquino habló en nombre de los galenos que siguen el ejemplo de Faustino.

La museóloga Daisy Pilar Martín Ciriano, al frente de la cátedra que lleva el nombre del primer Presidente del Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos, a partir de hoy exhibirá en la institución, una imagen gigante del prócer por la meritoria labor que ha realizado este sitial en quince años.  

En el recordatorio al que asistieron familiares de quien sintió una  profunda vocación por el trabajo, se premió a la pionera Liz Fabella Tanquero de Armas, ganadora del Concurso gestado por la cátedra.  

En la ceremonia, la novel hornada de militantes del Partido y de la Unión de Jóvenes Comunistas  mereció los carnés que los acreditan como miembros de ambas organizaciones políticas.

José Martínez Hernández, máximo representante del poder gubernamental aquí, elogió la obra indetenible del guerrillero de la Sierra y el llano y exhortó a los cabaiguanenses a no dejar morir las ideas de un martiano por naturaleza que justo antes de partir a la eternidad abrazó un libro del Apóstol.

A pocos metros donde aconteció el homenaje radica la cafetería La Lonja, lugar en el que Faustino brindó con sus compañeros de la clandestinidad el Café de la Victoria, hasta allí llegaron las autoridades para evocar el suceso.