jueves, diciembre 3El Sonido de la Comunidad
Shadow

Sánchez: El Isleño de la imprenta

Cuando se habla de constancia, laboriosidad y nobleza, ahí está el ejemplo del isleño Sánchez en la imprenta de Cabaiguán.

Arnaldo Sánchez Pérez, uno de los emigrantes canarios más jóvenes que aún pervive en Cabaiguán, ha trabajado durante casi toda su vida en la imprenta de Cabaiguán y no queda letra, símbolo o rincón que ella desconozca. Emigró a Cuba muy joven a finales de los años 50 junto a sus hermanos, madre y abuela y aquí quedó para siempre.

Pausado, laborioso, noble y honrado ha trabajado primero, en la imprenta Barreto, y después en la actual 21 de Diciembre, por donde se acogió recientemente a la jubilación laboral, a pesar de tener más del tiempo requerido para ello. Sánchez nunca encontraba la fecha adecuada para retirarse y siempre cuando le preguntaban cuándo sería ese momento, respondía que tenía que hacer un determinado encargo, en fin, que no se sentía bien sin visitar su puesto de trabajo y pasar las manos sobre la guillotina o el papel. La imprenta ha sido siempre parte de su vida.

Hoy su salud le ha impuesto la separación, ahora en días determinados, a paso lento, casi noventa años a cuesta, llega hasta el portal y se adentra en sus recuerdos.

Los actuales trabajadores le reconocen como un símbolo del lugar, le agradecen su presencia y sus pertinentes recomendaciones. En muchas ocasiones cuando llega algún cliente, se ofrece para prestarle el servicio. Una de las labores que aún realiza es el corte de papel en la guillotina, donde no hay otro como él. Su cuidado y precisión no deja fallas y mucho menos desperdicios, ya que aprovecha cada recorte en diferentes obras. En la mañana de hoy sus compañeros han estado de plácemes, escuchando sus sugerencias y experiencias en cada maquinaria.

La historia de este centro está y estará identificada por siempre con la figura del isleño Arnaldo Sánchez, el de Santa Cruz de La Palma.