martes, octubre 27El Sonido de la Comunidad
Shadow

De la historia: La primera clínica de Cabaiguán

Desde los albores del siglo XX, se manifestaron en el  poblado de Cabaiguán diferentes epidemias y enfermedades que diezmaron su  población, por entonces carente de asistencia médica.

Desde finales de la primera década de la centuria, los vecinos reclamaban que se hicieran obras a favor de la salud de la población, como la construcción del rastro para depositar la basura y se realizara la recogida de la misma, se construyera un pozo público, la pavimentación de calles, y otras.

Los primeros galenos que prestaron sus servicios en el territorio, urbano y rural, no residían en el poblado y solo cuando apareció la terrible enfermedad conocida como tracoma, es que se estableció de forma permanente un especialista, que se trasladó desde La Habana con su equipo médico: El Dr. Miguel Pérez Camacho. 

A mediados de 1913 fue nombrado en el cargo de Médico Inspector Especial para los barrios de Cabaiguán y Guayos, el Dr. Sebastián Cuervo Serrano. Por este período, la población infantil era la más afectada, padecía una fuerte infección de tracoma; precisamente, esta epidemia se ensañó con los niños en escuelas y hogares, siendo necesario que se trasladaran al lugar, los mejores especialistas del país en enfermedades visuales. El 21 de diciembre de este año, el galeno canario Miguel Pérez Camacho abrió una clínica privada con doce departamentos amplios y lujosos en la calle Ferrocarril y Tercera del Oeste. La clínica del Dr. Camacho  a pesar de estar enclavada en un modesto pueblo se podía comparar con las mejores de su clase en el país. Contaba con aparatos de Rayos X, de diatermia y coagulación para el tratamiento para el cáncer.

Esta construcción permaneció en pie durante todo ese siglo, aún después que dejó de funcionar como centro médico y se convirtió en vivienda donde aún se perciben rasgos de lo que otrora fuera la primera clínica en Cabaiguán.