Sequía en la Presa Zaza

MySpaceLinkedInPrintComparte más

zaza-sequía-4Tomada de: Radio Sancti Spiritus

Inertes, sobre los cimientos de hace varias décadas, la torre y otras ruinas de lo que fuera la antigua y afamada fábrica de leche condensada Nela, se dejan ver en todo su esplendor.

Desolación es todo cuanto lo acompaña. Todo matizado por un vapor extraño y por un panorama inusual en la presa Zaza, el mayor embalse de agua de Cuba.

Es un suceso alejado de la cotidianidad; pero cada vez que se hace presente, preocupa. Y no es para menos.

Significa que el acuatorio está prácticamente seco; el caudal de agua prácticamente se resume a los cauces de los ríos que lo alimentan. Tanto así que ahora, no acumula ni el 30 por ciento de su capacidad.

Significa que alrededor de la mitad de lo que hoy la Zaza embalsa, es parte de su caudal o cota muerta.

Tampoco ha podido la gran presa cubana escapar de la intensa sequía hídrica, que ha tenido como catalizador las altas temperaturas, que aceleran el proceso de evaporación del agua que aún le queda a la Zaza.

Arroceras y peces miran una y otra vez al cielo; pero de lluvia, nada. Cada día que transcurre sin precipitaciones multiplica las preocupaciones. ¿Qué pasará con la Zaza?, se preguntan muchos.

Todo transcurre al compás de la espera. Solo si las nubes lloran, aquí en la tierra, en el centro de Cuba, la presa Zaza no morirá de sed.